lunes, 8 de septiembre de 2014

¿Para qué sirven las plantillas personalizadas?

plantillas personalizadas

Somos conscientes de la importancia de mantener nuestro cuerpo saludable, pero no siempre tenemos muy claro la necesidad de que nuestros pies se encuentren en perfecto estado, garantizando al máximo su bienestar.

Esta delicada zona de nuestro cuerpo es la encargada de soportar nuestro peso, de ayudarnos a movilizarnos por donde deseamos y a practicar de forma efectiva todas aquellas actividades y deportes que favorecen nuestro bienestar. Sin embargo la salud podológica no siempre es una prioridad para nosotros, por eso cuando descubrimos el importante impacto de una pisada correcta y de una buen equilibrio en los movimientos al andar o correr sobre nuestra salud articular y nuestro desempeño, entonces conseguimos entender la verdadera necesidad de cuidar nuestros pies de forma adecuada.

Y es que en ocasiones no basta solo con una visita al podólogo de forma eventual, sino que se requiere de un tratamiento constante para corregir o mejorar nuestro problema podal, motivo por el que tras un detallado chequeo y análisis un especialista puede recomendarnos el uso de plantillas personalizadas. Pero ¿por qué no usar cualquier horma genérica del mercado? ¿para que sirven las plantillas personalizadas?

La respuesta es simple, este tipo de hormas son creadas de forma única y particular, adecuándose de manera perfecta a las necesidades de nuestros pies, por lo que servirán para corregir o mejorar de forma importante la condición del paciente, y con ello su calidad de vida.

Las plantillas genéricas son un alivio momentáneo pero no solucionan los verdaderos problemas que pueda tener el paciente pues no han sido creadas especialmente para su condición. En cambio las hormas a medida se realizan después de un estudio detallado del tipo de pie del paciente, su marcha, las actividades que realiza de manera cotidiana y sus necesidades, garantizando así una horma que cumpla con los requerimientos particulares de su tipo de pie y la condición podológica con la que cuenta.

No todos los pies son iguales, no todos tenemos los mismos problemas podológicos ni las mismas necesidades, entonces ¿por qué recurrir a una horma genérica?


Sin duda, acudir a un podólogo, aunque este no sea de podología deportiva, y someternos a un estudio detallado para encontrar la causa de nuestras molestias es el primer paso para garantizar el bienestar de esta importante zona. Y si después de un chequeo oportuno nuestro diagnóstico incluye el uso de plantillas personalizadas, esta será sin duda la mejor vía para darle a nuestros pies el cuidado que merecen atendiendo sus necesidades particulares efectivamente.

En esta página web puede encontrar más información sobre plantillas personalizadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario