miércoles, 3 de julio de 2013

Zapatos para pies delicados

Dentro del mundo de la podología, sobre todo cuando estamos hablando de las dolencias que nos pueden afectar, tenemos que hacer una distinción entre los zapatos propios de una ortopedia propiamente dichos, y los zapatos para pies delicados. Y es que, en la inmensa mayoría de casos, ambos calzados no son lo mismo. Es cierto que ambos pueden ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida haciendo que nuestros pies sufran menos ante determinadas situaciones pero, unos, los ortopédicos, realizan, si se quiere ver de este modo, un tipo de terapia más concreta que los primeros.

Porque, el hecho de tener los pies delicados no es sinónimo, o al menos no necesariamente, de patología. En consecuencia, puede ser que únicamente necesitemos un tipo de calzado que corrija algunas deficiencias sin tener que tratar un problema serio. Este tipo de zapatos, por norma general, suelen suponer un trauma menos para las personas que los llevan ya que no se ven en la necesidad de portar un calzado que no va con ellos y que, al menos durante las primeras jornadas, puede llegar a resultar muy incómodo. 

Por este motivo, se debe dejar las cosas claras desde un principio y sentar unas bases bien definidas para que el paciente sepa, desde el primer momento, a qué atenerse. Con este tipo de calzado, menos radical que los que se pueden definir como ortopédicos, apenas notará diferencias con
su calzado habitual notando, eso sí, una asombrosa mejoría de los problemas que tuviera en sus pies.

Más información en esta página.

No hay comentarios:

Publicar un comentario